martes, 24 de junio de 2008

LA LECTURA DE TEXTOS PERIODISTICOS: ESTRATEGIA PARA ENSEÑAR CIENCIAS Y PROMOVER LA INVESTIGACION CIENTIFICA

En el año 2004 me nació una preocupación por la desarticulación entre lo que el estudiante aprende en Ciencias y lo que vive en su mundo a diario, muchas fueron las estrategias que se plantearon y al final se optó por seguir de alguna forma la propuesta de trabajo prensa escuela y aunque inicialmente esta dio algunos resultados los vacíos que quedaban hicieron que de mi parte estableciera algunos cambios. Fue así como se introdujeron otro tipo de preguntas para orientar el proceso al interior del aula, de igual forma se permitió que fuera el mismo estudiante el que seleccionara la noticia alrededor de las Ciencias sobre la que quería profundizar. Con estos pequeños cambios se empezaron a ver resultados más favorables en el proceso, por esta razón en esta institución se ha seguido desarrollando esta propuesta que aunque no ha generado los aprendizajes que se esperan si se han logrado ver ciertos cambios en el pensamiento de los alumnos.
Siguiendo las sugerencias de González el trabajo se basó en la lectura en clase, por parte de los alumnos, de un texto periodístico acerca de temas propios de las Ciencias Naturales y Educación Ambiental, y la posterior respuesta a una serie de preguntas que se les formularon. Las preguntas fueron: ¿Qué es lo que usted considera más adecuado en este texto para ser utilizado en una clase de Ciencias? ¿Por qué?, lo que esta propuesta ha demostrado es que los estudiantes siguen haciendo evidente ciertas incapacidades en cuanto a la comprensión de textos y de los lenguajes científicos lo que dificultó inicialmente el desarrollo de la propuesta; sin embargo, se incluyo en la misma la utilización de diccionarios para resolver aquellas situaciones que generaban conflictos a la hora de comprender expresiones allí citadas, con esta estrategia quedó establecido que los estudiantes tienen como criterio de interpretación una opción que estaría revelando una mayor importancia para un aprendizaje basado en conceptos.
Desde el punto de vista de una concepción curricular, la opción se orientaría hacía una formación científica que caracteriza o identifica una visión del conocimiento científico con fines utilitarios, es decir, del conocimiento/saber científico como instrumento inmediato en la resolución de problemas prácticos del mundo cotidiano
El dominio del contenido científico es, sin duda alguna, una de las necesidades formativas de los profesores (Carvalho y Gil-Pérez, 1995). Pero eso solo, de por sí, corre el riesgo de quedar desvinculado de la realidad del alumno quien, a su vez, no encontrará ningún aliciente en el esfuerzo de comprensión de los temas estudiados.
Dicho dominio puede ser insuficiente para que el alumno organice y relacione conceptos científicos con los adquiridos anteriormente, no ocurriendo, por lo tanto, la transformación de conceptos de carácter simplista en conceptos científicos. Un profesor preocupado por el "saber" y por el "saber hacer", partidario de las explicaciones ofrecidas en esos textos, difícilmente podrá crear condiciones para una percepción que vaya más allá de los conceptos y de los procedimientos técnicos de este proceso, dando prioridad, de esta manera, tan sólo a explicaciones correctas.
Ésta es una expectativa de enseñanza que entiende el aprendizaje como la acumulación de informaciones, o un archivo que se abre para retirar algo adquirido por los alumnos siempre que le fuera exigido. La comprensión de un hecho o de un fenómeno, sea social o natural, ocurre solamente a través de la apertura de nuevas situaciones/posibilidades y de nuevas experiencias que permitirán nuevas elaboraciones y enriquecimiento de los conceptos. Esto es lo que proporcionará la comprensión de que los contenidos conceptuales no son definitivos y cerrados.
Concluyendo se puede decir que la utilización de lecturas de textos científicos favorecen aprendizajes muy importantes de tipo actitudinal, procedimental y conceptual y, contribuyen para que los alumnos puedan vivenciar este proceso, que es complejo, con nuevas dinámicas, interacciones y construcciones de sus saberes, estableciendo relaciones entre lo que piensan sobre el tema y lo que el texto dice. Es una práctica de la enseñanza que podrá incentivar a los estudiantes, futuros maestros para aprender a indagar sobre sus propios conceptos previos, favoreciendo la toma de conciencia de la importancia del conocimiento y del control de las propias estrategias de lecturas para mejorar la práctica de la enseñanza.
Considerando al aprendizaje como la construcción de significados a partir de conocimientos adquiridos, el progreso surge cuando el alumno es estimulado a provocar y construir, a partir de sus conocimientos previos, preguntas acerca de esos significados y variar sus respuestas de acuerdo a la calidad y a la cantidad de instrumentos de ayuda y apoyo utilizados por el profesor. Es justamente en este punto donde el ámbito de lo social juega un papel importante, ayudando a establecer vínculos entre el sujeto y el objeto de estudio mediante actividades que hacen de ese objeto algo relevante para el sujeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario